dissabte, 26 de novembre de 2011

¿POR QUE LLAMAMOS OVNIs A LOS AANODs?


¿POR QUE LLAMAMOS OVNIs A LOS AANODs?

Cuando hablamos de OVNIs, ¿de qué hablamos?, ¿a que nos referimos?, ¿describimos realmente aquello de lo que estamos hablando?.
Empecemos por el principio y veamos, diccionario en mano (RAE: Real Academia Española de la lengua) que significa exactamente el acrónimo (siglas que se pronuncian como una palabra) OVNI:


OBJETO: COSA: Todo lo que tiene entidad, ya sea corporal o espiritual, natural o artificial, real o abstracta.

VOLADOR: Que vuela.

NO: Indica la falta de lo significado por el verbo en una frase.

IDENTIFICADO: Identificado no aparece en el diccionario de la RAE, lo mas próximo es IDENTIFICAR: Reconocer si una persona o cosa es la misma que se supone o se busca.

Si intentamos juntar los significados de todas las palabras, en una explicación que defina de que hablamos al hacer uso del acrónimo OVNI (Objeto Volador No identificado) de forma que sea entendible, podríamos encontrarnos con alguna cosa parecida a esta:

Entidad corporal o espiritual, natural o artificial. Real o abstracta que vuela que NO podemos reconocer si es la misma cosa que se supone que es (que justamente es lo que no se sabe: que es).

Tal vez solo me lo parezca a mi, pero realmente OVNI no significa absolutamente nada, y mucho menos nos da una idea exacta del fenómeno del que realmente estamos hablando, aquello que se supone que estudia la ufología, es decir, esas luces o aparatos que vemos en el cielo y en ocasiones en los mares y océanos, que se desplazan o permanecen estáticos, pero que (por descarte) no podemos identificar como algo conocido, ni natural ni creado por el hombre. Naturalmente no podemos crear un acrónimo con una explicación tan larga (que aún se queda corta). Por tanto, la pregunta que debemos hacernos es: ¿Podemos crear otro acrónimo que se ajuste mas a aquello de lo que realmente queremos hablar?. Yo creo que si. Veamos.

Cuando hablamos de OVNIs, o bien queremos “clasificar” algo que se ha visto como con algo fuera de los identificable, no hablamos de un “objeto”, que puede ser cualquier cosa, desde un meteorito hasta un globo sonda, como un avión militar secreto de alguna gran potencia. Por tanto, en realidad a lo que nos queremos referir de entrada es a un Aparato.

APARATO: Conjunto organizado de piezas que cumple una función determinada.

Esta palabra (aparato) ya nos está dando idea de que estamos hablando de algo “construido” por quien sea, con lo que sea, para cumplir una función (inteligencia).
La siguiente palabra nos ha de dirigir al escenario en el que encontramos o creemos encontrar es aparato en cuestión, es decir el aire, nuestra atmósfera, por que en realidad no podemos afirmar que los “aparatos” que vemos siempre vuelen (se desplacen por el aire), pues en ocasiones permanecen estáticos, sin movimiento, simplemente apareciendo y desapareciendo a nuestros ojos en un lugar del cielo concreto. Por tanto la característica que mejor los define es: Aéreos.

AÉREO: Perteneciente o relativo al aire. O bien; Perteneciente o relativo a la aviación.

Pero aún nos faltaría una palabra para acabar de ubicar a estos “aparatos”, pues no debemos dejar de lado a los OSNIS, o Objetos Submarinos No Identificados, por tanto deberíamos añadir la palabra Naval o en su defecto Marino.

NAVAL: Perteneciente o relativo a las naves y a la navegación.
MARINO: Perteneciente o relativo al mar.

Por último, a mi entender, la cuestión de la identificación solo adquiere importancia si la relacionamos con la procedencia u origen del aparato. Es decir, aunque no podamos identificar al aparato, si sabemos que proviene, por ejemplo, de una base aérea Norteamericana, a la Ufología no le debe importar en absoluto “su identificación”, pues no es cuestión ufológica saber que aviones secretos pudiera estar probando Estados Unidos. Por tanto, lo que realmente nos interesa (para su estudio) es que sea de: Origen desconocido.

ORIGEN: Patria, país donde alguien ha nacido o tuvo principio la familia o de donde algo proviene.
DESCONOCIDO: Ignorado, no conocido de antes.

Por tanto estaríamos hablando de un conjunto organizado de piezas relativo al aire o al mar que proviene de un lugar desconocido, o bien que nunca antes habíamos conocido.

Con esta definición, deberíamos estar utilizando la palabra marino, pero debido a que a diferencia de la palabra aéreo no tiene la doble acepción de la “navegación”, cosa esta obvia al referirnos a los OSNIs, pues navegan por el mar, me inclino a utilizar para el acrónimo y mejor entendimiento la palabra NAVAL. Es decir el acrónimo quedaría de la siguiente manera:

Aparato Aéreo Naval de Origen Desconocido: AANOD o bien ANOD (por la repetición de la vocal A que podria perfectamente simplificarse en una sola).
Por tanto no hablaríamos de Ovnilogía, si no de Anodología.
Pero... ¿Y en inglés, como quedaría la traducción?:

Naval Air Device of Unknown Origin: NADUO
Y la Ufología quedaría como: Naduología.
Quiero señalar que la similitud entre las palabras Anodología y Naduología, al menos frenéticamente, no están tan distantes entre si como lo están Ovnilogía y Ufología.

¿Opiniones?

2 comentaris:

  1. NO EXISTE EN EL DICCIONARIO DE LA RAE? IDENTIFICADO ES EL PARTICIPIO DE IDENTIFICAR.

    ResponElimina
  2. Si entras en el web de la RAE y pones :identificado en el buscador te ponen esto:

    Aviso

    La palabra Identificado no está en el Diccionario.

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=Identificado

    ResponElimina

Gracies pel teu comentari - Gracias por tu comentario.

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.

Radio Pomar on line

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...